martes, 22 de enero de 2013

El hombre que lo tenía todo todo todo de Miguel Ángel Asturias


Qué bonito cuento y qué bien escrito y qué bien suena todo el tiempo en lo hondo del oído si es que lo lees voz en cuello. Me ha producido hasta pena, fíjense, no poder tener hijos, no tener siquiera un pequeño vástago vampirejo para poder acostarlo por las noches y leerle en voz alta este magnífico cuento de Miguel Ángel Asturias. 

El hombre que lo tenía todo todo todo lo tuvo, en efecto, todo, se entiende, al alcance de su mirada y sus posibles, de sus potencialidades, hasta que confundió el tener con el poseer, y fue pensarse "dueño" de las cosas, y éstas, por defecto, "esclavas suyas", que en el acto se convirtió en el hombre que lo perdió todo todo todo.

Así que como ya no queda nada nada nada, pues ya no tengo más que decir, ni siquiera la moraleja...

1 comentario: